En un trabajo conjunto de la Fiscalía de la Ciudad, la Policía Metropolitana y Subterráneos de Buenos Aires S.E. (SBASE), fue desarticulado un grupo de grafiteros que había dañado coches nuevos de la Línea A.
Se trata de cuatro personas que en la madrugada del 12 de noviembre realizaron dibujos con aerosol sobre cuatro unidades que se encontraban en la llamada "Fosa de Primera Junta", entre las estaciones Primera Junta y Acoyte.

La Unidad de Investigaciones Complejas de la Unidad Fiscal Sudeste, a cargo de la Fiscal de Cámara Verónica Guagnino, pudo identificar a los grafiteros gracias a las imágenes de las cámaras de seguridad instaladas en la estación Primera Junta, aportadas por SBASE para facilitar la investigación, y a la colaboración por parte de los inspectores de SBASE.

De esta manera, se allanaron los domicilios de las personas identificadas –que serán citadas a indagatoria por la Fiscal Guagnino– y se incautaron, entre otros elementos, pinturas en aerosol, señalética del subte, candados y pruebas audiovisuales con material sobre sus pintadas.

Al respecto, la Gerente Corporativa y Comercial de SBASE, Verónica López Quesada, afirmó: "Este tipo de operativos va de la mano de las medidas de prevención que llevamos adelante para proteger los coches utilizados a diario por un millón de pasajeros. Queremos que los usuarios puedan disfrutar del viaje y por eso trabajamos para desalentar el vandalismo y generar conciencia sobre la importancia de cuidar este medio de transporte".

En ese sentido, SBASE viene desarrollando el programa Grafiti Cero, a través del cual se realizaron trabajos de remoción de grafitis en los coches de todas las líneas, y se reforzaron medidas de seguridad en los accesos para evitar el ingreso de grafiteros a la red.

Asimismo, las 370 cámaras de seguridad ya instaladas en la red son determinantes para contribuir en esta tarea. Estos dispositivos fueron instalados por SBASE en puntos estratégicos de la red en el marco del Plan de Seguridad, y son supervisados las 24 horas desde el centro de monitoreo.

Al mismo tiempo, más de 500 efectivos de la Policía Metropolitana circulan por andenes y formaciones; se blindaron 28 boleterías –y se trabaja en el blindaje de otras 16– y se pusieron en funcionamiento dos centros de atención y orientación al usuario en las estaciones Boedo, de la Línea E, y Tronador, de la B, donde los pasajeros pueden denunciar diversos delitos.