Los hinchas de San Lorenzo siguen en campaña para volver a levantar su estadio en Boedo y en apenas 3 días aportaron más de dos millones de pesos para la compra de 586 metros cuadrados del terreno del supermercado Carrefour.
Los hinchas volvieron a juntarse masivamente en la sede de avenida La Plata después de las fiestas y recaudaron esa suma, según confirmó oficialmente el club en las redes sociales.

Embed
La Subcomisión del hincha organizó una nueva convocatoria tras la compra del 75 por ciento del predio, y los fanáticos no se hicieron esperar.

De esta forma, San Lorenzo pudo pagar el último miércoles los 150 millones necesarios para hacerse con el porcentaje, y en los próximos tres meses se realizarán los planos, antes de la firma del boleto de compra venta.

Ya en vísperas de Navidad se habían acercado decenas de hinchas y socios para adherirse al plan, de 18 cuotas de 180 pesos mensuales.

Las autoridades de San Lorenzo estiman que el nuevo estadio, que se llamará Papa Francisco y estaría listo en 2019, costará entre 50 y 60 millones de dólares. La obra incluirá un colegio, un centro comercial y un destacamento de la Policía Metropolitana.

El presidente del club, Matías Lammens, adelantó que "viene una etapa muy difícil, que es el financiamiento de la construcción", y comentó que los métodos que analiza la comisión directiva son un fideicomiso de obra, un lanzamiento anticipado de abonos y el acuerdo con una empresa encargada de hacer recitales.

Además, Lammens intentó calmar la preocupación de algunos vecinos al afirmar que San Lorenzo otorgará becas a los chicos de la zona y mejorará el entorno.