Con Agüero y Otamendi como titulares, el equipo de Pellegrini no pudo ganarle a la sorpresa del campeonato. Así, los Gunners quedaron en lo más alto del torneo.