El efectivo Mario Valdez, oriundo de Buenos Aires, fue dado de alta tras reponerse de las heridas sufridas en su brazo izquierdo. En tanto, el otro gendarme herido, Walter Aguirre, se encuentra "fuera de peligro", pero permanecerá internado.
Uno de los gendarmes heridos en los tiroteos ocurridos este jueves en Santa Fe durante los operativos de búsqueda de los prófugos del triple crimen de General Rodríguez fue dado de alta tras reponerse de las heridas en un brazo, mientras que el otro permanece internado aunque fuera de peligro.

El director del Hospital Suchón, en San Carlos Centro, Benjamín Zorrilla, confirmó que el gendarme Mario Valdez, de 44 años y oriundo de Buenos Aires, fue dado de alta tras reponerse de las heridas sufridas en su brazo izquierdo al ser alcanzado por un proyectil de FAL.

En tanto, el subdirector del Hospital Cullen, de Santa Fe, Juan Pablo Poletti, aseguró hoy que el otro gendarme herido, llamado Walter Aguirre, de 31 años, se encuentra "fuera de peligro", pero permanecerá allí internado.

"Está lúcido" y "estable", dijo Poletti, quien agregó que el gendarme "no tuvo complicaciones desde su ingreso al hospital".

"El paciente fue herido en forma directa por una bala, que tuvo orificio de entrada por glúteo y salida por una de sus piernas, que le produjo fractura leve de pelvis, y además, fue rozado en el hemitórax por otro balazo", explicó el subdirector del hospital, quien aseguró que "ayer se le practicaron estudios pertinentes, se constató que no tuvo lesiones de órganos internos ni de segundo tiempo que a veces se pueden producir".

"Está bien, primero estuvo en cuidados intensivos, hoy seguramente lo pasaremos a sala común y estamos organizando su traslado a Buenos Aires con los médicos de Gendarmería, lo que podría ocurrir mañana", puntualizó.