El español Carlos Sainz, que el martes había asumido el liderato de la prueba de autos en el Dakar, tuvo un problema con la carcasa de la caja de cambios durante la 10º etapa, y terminó con sus ilusiones en esta competencia.
A pocos kilómetros de la meta, el madrileño, de 53 años, tuvo una jornada complicada además de este serio desperfecto mecánico después de perder un punto de paso, sufrir un pinchazo y haberse quedado clavado en la arena.

Después de dos triunfos consecutivos de etapa, el Peugeot DKR2008 de Sainz tuvo un comienzo difícil en esta jornada en la que abría pista en una ruta que unía las ciudades argentinas de Belén y La Rioja.

Tanto Juanjo Lacalle, su representante, como su hijo Carlos Sainz Júnior lamentaron en sus respectivas cuentas de Twitter este inconveniente del Matador y se aventuraron con un posible abandono.

Embed
Embed
La única certeza es que este contratiempo mecánico dejará al español, ganador de esta prueba en 2010, sin posibilidades en esta edición para sumar su segunda corona en el Dakar.