La Justicia detuvo la aeronave y evitó que los padres de la criatura la trasladaran desde Neuquén hacia Buenos Aires para ser atendido en el Hospital Garrahan.
El bebé padece una hernia de hiato y se encontraba internado en la clínica San Lucas, en la ciudad de Neuquén, cuando fue retirado por sus papás para abordar el avión. La Justicia impidió el traslado y dispuso que sea nuevamente internado.

El hecho ocurrió el pasado lunes, cuando el juez de Familia José Noacco solicitó a personal de la Comisaría 12 que retuviera un avión en el Aeropuerto de Neuquén, en el que se encontraba la familia hasta tanto no llegara la orden judicial para detenerlos y evitar el viaje, según indicó el diario La Mañana de Neuquén.

Ante el aviso de riesgo de vida que corría el menor de no resistir el vuelo, la Policía detuvo a la familia y de inmediato el bebé fue trasladado hasta la clínica.

"El piloto del avión me dijo que me bajara ya, que lo que había hecho estaba mal y cuando me baje me había ido a buscar la policía", explicó la mamá del niño, Vanina Millain.

Millain afirmó que su hijo no estaba "tan grave" al momento de viajar, contrariamente a la opinión de los médicos que indicaron la internación del menor.

En tanto, la Defensoría del Niño Nº 2, a cargo de Alejandro Ordoñez Zabala, realizó un pedido de no tomar ninguna medida hasta que el menor se estabilice.