El premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, contó que su casa ubicada en el barrio San Eduardo, en la zona sur de Mar del Plata, fue totalmente desvalijada y denunció que en la ciudad balnearia se viven muchos hechos de inseguridad sumados a los ataques de neonazis.
"Eso es preocupante. Esos grupos vuelven a resurgir con mucha fuerza, en muchos lugares. Como también los asaltos, la destrucción de casas. A mí me destrozaron la casa en la costa. La saquearon, directamente. En San Eduardo del Mar", afirmó Pérez Esquivel en declaraciones a una radio local.

"Ya hace una semana. La saquearon. Se llevaron cocina, inodoro, piletas. Rompieron rejas, rompieron todo. Ahora espero viajar pasado mañana, trataré de ver, hablar con la policía. El año pasado saquearon 42 casas. Todo queda en la total y absoluta impunidad. Es tremendo esto. Entonces estamos en un estado de indefensión total. Es lo grave que se está produciendo en Mar del Plata y si bien han colocado policías, que no sabemos porque no patrullan, no hay seguridad ninguna", agregó.

En cuanto a los grupos neonazis pidió que sean sancionados y que intervenga el intendente. "Estos grupos neonazis deben ser controlados y sancionados porque son violentos, provocan una situación de inseguridad muy grande. Habrá que ver quiénes apañan a estos grupos".

"Son grupos organizados y financiados por sectores que uno no sabe, no... pero que son peligrosos para la sociedad. No puede ser esto. Tienen que intervenir las fuerzas de seguridad. También hay que decirle, ahí, al intendente (Carlos Arroyo) que tome las medidas preventivas. Hay una responsabilidad del municipio, del intendente particularmente. También de las fuerzas de seguridad para ver qué es lo que está pasando y como esto vuelve a resurgir con esta vilurencia", concluyó.