El portugués Ricardinho, el jugador del momento en el fútbol de salón, realizó otro de sus ya característicos lujos, aunque esta vez el palo le negó el gol.
El hombre que deslumbró al mundo con su actuación en la Eurocopa volvió a dejar a todos con la boca abierta jugando para su club en la final de la Copa de España. "Siempre hay que intentar cosas nuevas", había dicho en la previa. Y vaya si lo cumplió.

Mirá lo que hizo:

Ricardinho