El delantero cumplió con otro entrenamiento de máxima exigencia y, aunque por un momento asustó con una dolencia en plena práctica, se perfila para reaparecer en el equipo de Boca que enfrentará el domingo a Lanús, en un partido clave para intentar descontarle puntos al lider de la zona 2.
El ingreso de Osvaldo en lugar de Sebastián Palacios sería la única variante respecto de la fecha anterior, la agónica y muy valiosa victoria frente a Unión por 2 a 1.

Es decir que la formación por la que apostaría el entrenador Guillermo Barros Schelotto iría con: Agustín Orion; Leonardo Jara, Fernando Tobio, Juan Manuel Insaurralde, Jonathan Silva; Rodrigo Bentancur, Fernando Gago, Nicolás Lodeiro; Carlos Tevez; Federico Carrizo y Osvaldo.

Osvaldo, que no juega desde el 17 de febrero, ante San Martín de San Juan, por una fractura en la falange proximal del quinto dedo del pie derecho, realizó esta mañana, en el complejo Pedro Pompilio, toda la rutina física a las órdenes del profesor Javier Valdecantos para después participar de un ejercicio de definición, con superioridad numérica de los atacantes, y de una práctica de fútbol.

En determinado momento se encendieron las alarmas cuando el delantero se retiró hacia un costado del campo, dolorido en su pierna derecha, tras un roce con Tobio pero se recuperó y regresó al partido.

También Fernando Gago, que este miércoles había trabajado solamente en el gimnasio de acuerdo con la rutina que se le había preparado para esta semana, se entrenó con normalidad y aunque acusó un dolor en la pierna derecha durante la práctica, se restableció y continuó jugando.

La práctica se extendió por 30 minutos, con titulares y suplentes mezclados, en cancha de setenta metros de largo para activar la presión sobre la salida del rival, con permanentes indicaciones de los hermanos Barros Schelotto.