Tal como sucedió con aquel chico afgano que quería tener la camiseta de la Pulga, Gustavo, un niño oriundo de Charadai, es hincha de Huracán y su sueño es tener la casaca de su ídolo.
La imagen de un chico que llevaba una bolsa de plástico con los colores argentinos y con la inscripción "Messi 10" a modo de camiseta llamó la atención de muchos internautas, quienes lanzaron una campaña para encontrarlo.

La imagen que se hizo masiva en cuestión de horas conmovió a todo el mundo, incluso al propio Lionel Messi, quien a través de UNICEF le hizo llegar las dos camisetas y una pelota.

Embed
Ahora, sucede algo similar en Charadai, un pueblo ubicado a 100 km de Chaco Capital. Se trata de Gustavo, un niño fanático de Huracán y de su goleador, Ramón Wanchope Ábila. El joven tomó una remera blanca y le pintó con marcador el nombre y número de su ídolo. En redes lanzaron el hashtag #WanchopeLaRompe para que el futbolista le haga llegar su camiseta.

Embed