Bella, de 4 años, da violentos zarpazos cada vez que los empleados de Royal Mail intentan ingresar una carta en el buzón de la casa de sus dueños. Enviaron una misiva para que pongan límites a la mascota.

Bella se convirtió en una verdadera amenaza y en el terror de los carteros de Bristol, en el Reino Unido. Incluso llegaron al límite de enviarles una carta a los dueños de la pequeña gata para que controlen a su mascota con la amenaza de dejar enviar correo a su casa.

Lo cierto es que los empleados de Royal Mail están cansados de los violentos zarpazos de la gata cada vez que intentan ingresar una carta en el buzón de la casa ubicada en la localidad de Patchway.

Los dueños de Bella defendieron a su mascota y sostuvieron que para la gata de 4 años es solamente un juego, y que no es su intención lastimar a los carteros.