Desde distintas escuelas de la ciudad de Córdoba advirtieron que los fines de semana los chicos apenas subsisten con mate cocido y pan y que "los lunes van sí o sí a la escuela porque es la primera comida importante desde el viernes anterior".
La disparada de precios, los tarifazos en los servicios públicos y la destrucción de miles de empleos desde comienzos de año tienen un impacto directo en los sectores más relegados. Aunque desde el gobierno repitan como un mantra que la situación va a mejorar en el segundo semestre y más allá de que esto realmente ocurra y no quede en una mera expresión de deseo, para muchos sectores de la población el problema pasa por poder comer hoy mismo. El segundo semestre, es un horizonte muy muy lejano.

Así se desprende del relevamiento que realizó La Voz del Interior en su edición de este viernes y en el que da cuenta que cientos de chicos pasan el fin de semana casi sin comer. Sólo acceden a una comida completa en la escuela y entre el viernes y el lunes subsisten apenas con mate cocido y pan.

Según el relevamiento del diario cordobés, incluso en una de las escuelas de la capital provincial, la Emilio Baquero Lazcano, debieron adelantar el horario del desayuno que antes se servía en el primer recreo. "No son todos los chicos –explicó Ana Tarra Ramos, docente de ese establecimiento–, pero sí tenemos varios casos de niños que los lunes vienen a la escuela sí o sí para comer, porque es la primera comida importante que tienen desde el viernes anterior".

La docente, que, como todas sus colegas de las escuelas municipales, acompaña a sus alumnos en el desayuno y el almuerzo –otras lo hacen para la merienda–, explicó que los días lunes tienen que preparar "más leche porque muchos niños llegan hambrientos y toman hasta tres tazas".

Según consigna La Voz, "en el otro extremo de la ciudad, en barrio San Jorge Segunda Sección, una de las 'seños' de la escuela Alfredo Orgaz da crédito a situaciones similares: 'Aunque les damos de comer a todos, de lunes a viernes, casi sin restricciones salvo casos especiales, es impresionante cómo se nota la necesidad alimentaria después de cada fin de semana'".

Las autoridades municipales reconocieron que esta situación comenzó a notarse cada vez con más frecuencia desde el año pasado. La municipalidad de la ciudad de Córdoba entrega unas 12 mil raciones

Beatriz Biolatto, secretaria gremial de Educación del Sindicato de Empleados Municipales, también dijo estar al tanto de estos inconvenientes sociales. "En nuestros colegios los chicos reciben una buena alimentación, pero el problema es cuando no van a la escuela. La necesidad está en las familias empobrecidas, que son numerosas, y en las que los padres o no tienen trabajo o están ausentes. En esos casos los chicos ya no están comiendo en sus casas", dijo.