El perro está con una capucha como si fuese un bebé mirando a su dueño muy tranquilo mientras espera a que le den el chupete. Cuando se lo dan en la boca, no puede resistir reír.