Durante su partido de octavos de final ante el serbio Viktor Troicki, el campeón defensor apeló a toda su bondad e invitó a pelotear a uno de los "ball boys" para matar la esperar y divertir al público del estadio Philippe Chatrier mientras su rival era atendido por un médico.

Embed