Un hombre de 43 años que se desempeñaba como remisero fue detenido en las últimas horas acusado de abusar sexualmente de dos chicas, a las que luego llevó a la casa. "Cuando me enteré, no lo podía creer", dijo a Radio 10 el dueño de la remisería, donde trabajaba el chofer.
Durante una entrevista con el programa Levantado de 10, Héctor, el dueño de la remisería donde trabajaba el acusado, comentó que sorprendió al enterarse de la noticia. "Cuando me dijeron, no lo podía creer".

Embed
El hecho ocurrió el sábado por la madrugada, cuando las víctimas, de unos 20 años, salieron del local bailable "La Mónica", ubicado en la localidad de Don Torcuato, en ese partido del norte del conurbano, y abordaron un remís hacia la casa de una de ellas, en la vecina San Fernando.

Una de las jóvenes, de nacionalidad peruana, se ubicó en el asiento trasero del Renault Logan conducido por un remisero de 43 años y su amiga lo hizo en el lugar del acompañante, según la agencia Télam.

Embed
Los mismos voceros señalaron que el chofer fue quien las había llevado a bailar en primer lugar y al que las chicas llamaron luego para que las fuera a buscar a la salida, la cual se adelantó unas horas ya que ambas se descompusieron en el baño del local.

Según las fuentes, la joven peruana denunció que en el trayecto desde Don Torcuato hasta San Fernando ella se quedó dormida y cuando se despertó se encontró con que el remisero se había detenido en un lugar desconocido, momento en que él se le tiró encima, le sacó la ropa y la violó; tras lo cual, también abusó -aunque sin acceso carnal- de su amiga.

Luego del ataque sexual, el remisero las dejó en la casa de la segunda de la víctimas que horas después. Una vez que se recompusieron, denunciaron lo ocurrido en la Comisaría de la Mujer de Tigre, dijeron los informantes.

Embed
A partir de los datos aportados por las denunciantes, el personal de la Subdirección Departamental de Investigaciones (SubDDI) Tigre realizó un relevamiento de las cámaras de seguridad del Centro de Monitoreo local y del rastreo satelital del remís que confirmaron que las chicas subieron a ese auto y que éste se detuvo 15 minutos durante el trayecto.

Las fuentes señalaron que, además, los peritos del Cuerpo Médico Forense de San Isidro confirmaron que la joven peruana presentaba al menos una lesión corporal compatible con un abuso con acceso carnal.

En base a todos estos elementos, el remisero fue aprehendido en San Fernando y el domingo se negó a declarar ante el fiscal de la causa, Marcelo Fuenzalida, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) especializada en Trata de Personas y Violencia de Género de Tigre.

El fiscal le imputó al remisero los delitos de "abuso sexual con acceso carnal" y "abuso sexual simple" en perjuicio de las dos amigas y tras la indagatoria solicitó al juez de Garantías Diego Martínez que ordene la detención formal del acusado.

Embed

Las lesiones sufridas se corroboraron de acuerdo al informe médico correspondiente. En la causa, caratulada como "Abuso Sexual con Acceso Carnal", interviene Marcelo Fuenzalida, a cargo de la Unidad de Violencia de Género, del Departamento Judicial de San Isidro.

El dueño de la remisería se refirió a lo que le comentaron en las últimas horas los efectivos. "La policía no me dijo que fueron violadas. Lo que él declaró no concuerda con el recorrido que hizo el auto, que estuvo parado unos minutos. Por eso quedó detenido", expresó.