La ausencia de un preso desde hace cinco días en el penal de San Juan generó este martes una polémica, ya que la jueza Margarita Camus dijo que se enteró por una radio que el recluso no había regresado, quien tiene 35 causas en su contra, antecedentes de tres fugas y pese a ello el beneficio de salidas transitorias.
El jueves, el interno Miguel Angel Albornoz dejó el penal provincial para gozar del permiso de salida transitoria pero ninguna fuerza de seguridad lo buscó durante el fin de semana dado que, según la jueza de Ejecución Penal, "no hay ninguna comunicación que esté faltando" un preso en la cárcel.

Consultada sobre la desaparición de Albornoz, quien tiene una condena a 16 años de prisión que debería finalizar en 2018, la jueza Camus reconoció que el recluso tiene otorgado desde abril el permiso de salida de dos veces por semana, pero no había sido notificada por la Dirección del Penal que no había regresado.

Embed
"Tengo en mi poder sobre las salidas de Albornoz y no hay ninguna comunicación que esté faltando. No me manejo por confirmaciones verbales, me manejo por escrito para revocar (el beneficio) y ordenar captura", dijo Camus a radio Sarmiento tras revelar que se enteró por esa emisora sobre el caso.

Camus señaló que "la autoridad penitenciaria está obligada a informar al juzgado cuando los internos no se reintegran, hasta hoy no se recibió comunicación ni telefónica ni escrita".

La magistrada sostuvo que "no hay una comunicación efectiva o rápida" entre el juzgado y el penal, y reconoció que no le "sorprende (lo ocurrido) porque tardan entre 7 y 10 días en hacer la comunicación".

Embed

"Son muchos los días que tardan desde que la persona falta hasta que lo comunican al juzgado. Por supuesto, es grave"
, admitió la jueza.

Por su parte, el director del penal, Oscar Ghilardi, aseguró al portal del diario de Cuyo que "telefónicamente" notificó a la jueza de lo sucedido.

Albornoz, quien responde al alias de "El Taza", tiene más de 35 causas en su contra, delitos cometidos en San Juan, Mendoza y San Luis, y registra tres fugas.

Embed

En 2012, tras una recaptura un juez mendocino le dictó falta de mérito y en lugar de enviarlo de nuevo a San Juan para que continuara con su condena aquí, lo dejó en libertad.

La fuga más recordada fue cuando participó de un motín y evasión de 26 presos tras tomar a un juez, periodistas, funcionarios y penitenciarios de rehenes en noviembre de 1999.