Pese a que estaba adelantado, el mejor futbolista del mundo inventó un lujo para hacer vibrar a todo el estadio de la ciudad de Seattle. El arquero Lampe fue un simple espectador de tamaña grandeza. Mirá el video.