Los neuquinos aceptaron la propuesta de un aumento de un 30 por ciento de recomposición salarial y 15.000 pesos de suma fija. En Chubut amenazan con una huelga "por tiempo indeterminado". Puede faltar gas, nafta y gasoil en el país.

Los trabajadores petroleros de la Patagonia, La Pampa, Mendoza y Salta iniciaron este domingo un paro por 48 horas, en reclamo de aumentos salariales. Por su parte, el sindicato de la cuenca neuquina redujo la medida a un día, tras aceptar la oferta salarial del 30 por ciento formulada por el Ministerio de Trabajo.

Embed


El paro, afectará desde este lunes el suministro de gas y petróleo en todo el país, según informaron a DyN fuentes empresarias y sindicales.

El jefe del Sindicato del Petróleo y Gas Privado del Chubut, Jorge Ávila, indicó que el plan de lucha se inicia "con un paro de 48 horas y sigue con uno de 72 si no hay respuestas" y advirtió que si no hay una propuesta adecuada la medida será "por tiempo indeterminado".

Embed

La huelga afectaba la producción de gas y petróleo en Neuquén, Río Negro, La Pampa, Mendoza, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego y Salta.

El Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa, que conduce Guillermo Pereyra, anunció que aceptaba la propuesta de un 30 por ciento de aumento establecida por el Ministerio de Trabajo, por lo que reducen a 24 horas el paro, ya que es "imposible" una medida de fuerza en poco tiempo.

Embed

Ese sindicato difundió un comunicado en el que señaló que esta tarde se conoció "la resolución del Ministerio de Trabajo de la Nación donde se determina un 30 por ciento de recomposición salarial y 15.000 pesos de suma fija".

En tanto, petroleros de la Cuenca del Golfo San Jorge cerrarán y paralizarán los yacimientos de petróleo y gas además de las plantas de Termap, tanto en esta Comodoro Rivadavia como en Caleta Olivia (Santa Cruz).

Embed

Además, quedaron cerradas todas las bases y oficinas petroleras, de empresas contratistas y proveedores y de bases de servicios de transportes petroleros.

Los empresarios habían ofrecido un aumento salarial de 20 por ciento en la última reunión paritaria y los gremios advirtieron que no aceptarán menos del 30 por ciento.