En tiempos donde todo es desazón para el pueblo argentino, se cumplen 30 años de la última gran alegría que entregó el fútbol: el Campeonato del Mundo de México 1986, donde de la mano de un intratable Diego Armando Maradona, el equipo de Carlos Bilardo tocó el cielo con las manos.
Fueron siete encuentros repletos de historias en los que Argentina terminó invicta y supo dejar en el olvido la frustración sufrida cuatro años antes, cuando había sido eliminada en segunda ronda del Mundial de España.

A continuación, una breve pasada por el camino de Argentina hacia su segundo título del mundo:

Embed