Un encapuchado rompió a patadas la puerta de una casa en la localidad bonaerense de La Reja, partido de Moreno, asesinó de cuatro balazos a una mujer en su cama, hirió de dos tiros al novio de la víctima y escapó sin robar, en un hecho que es investigado como un posible crimen por encargo.
Si bien trascendió este lunes, el caso ocurrió la madrugada del miércoles último, y la víctima es una mujer llamada María Belén Peralta, de 29 años, quien se casó con un mexicano y estuvo viviendo en México hasta que en 2014 abandonó a su marido y regresó a la Argentina.

El hecho ocurrió a las 2 de la madrugada en una casa tipo monoambiente situada en la calle Alta Gracia 3434, de la mencionada localidad del oeste del conurbano bonaerense.

Según lo que pudo reconstruir la Policía bonaerense a partir del análisis de la escena del crimen y lo que contó el sobreviviente, todo ocurrió cuando la pareja miraba televisión y de repente la puerta de chapa de la vivienda fue abierta a patadas.

Embed
El hombre que irrumpió a la casa estaba encapuchado y llevaba una pistola calibre nueve milímetros que utilizó para efectuar seis disparos: cuatro a la mujer y dos al hombre.

Peralta, quien trabajaba en una tienda de ropa del partido bonaerense de San Miguel, murió en el acto sobre la cama, mientras que su pareja y dueño de casa, Matías Creche, de 31, quien es profesor de música, fue herido de dos tiros en un brazo, mientras que el asesino huyó sin robar nada.

De acuerdo a la información aportada después por los médicos forenses, los cuatro balazos que presentaba la mujer fueron en la cabeza, el pecho, una pierna y un brazo, según precisaron voceros de la investigación.

"Pateó la puerta, entró y tiró. No les dijo nada, no robó nada y se fue. Está claro que esto fue un crimen por encargo que tenía como objetivo principal a la mujer. Al hombre lo dejó vivo porque quiso. Les tiró a tan solo un metro de distancia", dijo hoy un investigador policial.

Los peritos encontraron la puerta de chapa con la abolladura de la patada y la cerradura violentada con la llave colocada por dentro.

La casa está en un terreno de 30 por 40 metros que tiene un alambrado perimetral que el asesino saltó tanto cuando ingresó como cuando escapó.

De la escena del crimen, los expertos en balística recolectaron las seis vainas servidas de proyectiles calibre 9 milímetros.

"La cantidad de vainas coincide con la totalidad de disparos que efectuó. Cuatro para la mujer y dos para el hombre. El asesino tuvo cien por ciento de puntería", dijo otro de los investigadores.

Por el momento, no se pudo contactar a ningún familiar de la víctima, pero el novio sobreviviente le contó a la Policía que Peralta estuvo viviendo en México entre 2012 y 2014 porque se había casado con un hombre de ese país.

Siempre según los dichos del docente, en 2014 la mujer abandonó a su esposo, volvió a Argentina y, si bien se conocían hace siete años, desde hace sólo seis meses que ellos eran pareja y convivían en esa casa de La Reja.

El caso es investigado por el fiscal Gabriel Lorenzo, quien subroga la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Moreno, y tiene como principal hipótesis que este podría ser un crimen por encargo.

"Es una clara ejecución. Fueron a matarla. Ahora hay que ver si el móvil está relacionado a una cuestión de género o a alguna actividad ilícita", comentó a Télam una fuente judicial.

Los investigadores ahora intentaban chequear todo lo que el novio de la víctima dijo con documentación que lo avale, por lo que el fiscal Lorenzo iba a contactarse con la Dirección Nacional de Mirgraciones para corroborar si Peralta estuvo viviendo en México hasta 2014.

En caso de ser cierto, también intentarán contactarse con alguna autoridad que pueda aportar el nombre del supuesto esposo mejicano que fue abandonado por la víctima.


El fiscal aguardaba también el trabajo pericial ante la posibilidad de que el asesino haya dejado algún
rastro como una pisada o una huela dactilar que permita identificar a algún sospechoso.

Lorenzo esperaba que la Policía pudiera contactar a algún familiar, amigo o compañero de trabajo de la joven vendedora, para tener alguna otra pista que lo oriente para identificar a alguna persona que tuviera motivos para matar a Peralta y herir a su novio.