Lejos de la innovación, el éxito social del juego Pokémon Go de realidad aumentada parece asociarse más a la potente campaña de marketing de Nintendo que a una tecnología especialmente novedosa, según expertos consultados por Efefuturo.
Distintas aplicaciones móviles vienen utilizando ya en el mundo de los juegos pero sin tanta popularidad tecnologías combinadas como las de Pokémon Go, que integran realidad aumentada, sistemas de geoposicionamiento, brújulas, cámaras y pantallas táctiles.

Pokémon Go es todo un fenómeno social que en países como Estados Unidos está sacando a hordas de gente de sus hogares para cazar criaturas virtuales con sus móviles por las calles, los jardines y cualquier otro lugar.

La concepción del juego virtual adaptado a escenarios reales con dimensiones mundiales que trae Pokémon Go podría marcar "un nuevo género", explica el ingeniero informático Javier Alcalá, director del máster en diseño y desarrollo de videojuegos de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).

Pokémon Go está causando una "revolución social", pero "no tecnológica", precisa Laura Raya, directora del máster en desarrollo para realidad virtual y aumentada en U-tad.

Embed

No ve tampoco novedades tecnológicas en este juego el profesor investigador del departamento de Informática de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), Telmo Zarraonandia. Advierte además de que "es muy básica" la realidad aumentada que incorpora para permitir que los pokémons virtuales cazados con el móvil se visualicen como si fueran reales.

"La tecnología ya estaba madura" y el éxito viene principalmente del marketing, insiste asimismo el director del máster en diseño y desarrollo de videojuegos de la UPM.

Un juego muy similar al Pokémon Go es el Ingress, un juego lanzado hace unos años por Google y creado precisamente por Niantic, la desarrolladora del juego de Nintendo, que anima asimismo al usuario a salir de casa para proteger la ciudad y se sirve de tecnologías de realidad aumentada y geolocalización.

Precisamente la base de datos de los jugadores de Ingress habría servido para perfilar Pokémon Go, con información de sus jugadores, cuyos movimientos están limitados a la geografía de una ciudad, mientras que en el juego de Nintendo pueden moverse sin barreras por el mundo. Esta globalidad podría ser precisamente una de las claves de su éxito, precisa el responsable de la UPM.