El Cuerpo Médico Forense determinó que la la religiosa de 95 años de edad que advirtió a las otras monjas sobre la llegada del "señor José" la noche del 13 de junio pasado, no se halla en condiciones psíquicas para afrontar un proceso e interrogatorio.
La madre Alba, la encargada del convento de General Rodríguez donde fue detenido el ex secretario de Obras Públicas José López cuando intentaba esconder casi nueve millones de dólares en bolsos, padece un "descenso cognitivo" que le impediría afrontar psíquicamente un proceso e interrogatorio en la causa penal.

Así lo dictaminó un perito del Cuerpo Médico Forense, Leonardo Gioldi quien entrevistó en el convento a Alba Día de España Martínez, de 95 años. Conocida como la madre Alba, la religiosa fue quien avisó a las otras monjas que la noche del 13 de junio pasado "el señor José" iba a pasar por el monasterio.

El juez federal Daniel Rafecas a cargo de la investigación por enriquecimiento ilícito, ordenará otros estudios complementarios antes de decidir si declara o no inimputable a la monja, según indicaron fuentes judiciales.

Embed
Los voceros confirmaron que el perito Gioldi informó que la madre Alba presenta un "descenso cognitivo que la compromete psíquicamente". Pero el juez pidió estudios complementarios "neurocognitivos" y de "psicodiagnóstico" para poder evaluar si Alba está o no en condiciones de ser sometida a proceso.

Distinta es la situación de la hermana Inés, Celia Inés Aparicio, quien sí fue acusada de encubrimiento y deberá prestar declaración indagatoria el lunes próximo porque habría ayudado a Lopez a ingresar los bolsos con casi nueve millones de dólares al convento.