Suena el teléfono. "¿Cuánto sale el corazón grande que dice 'Te amo', el que tiene en la vidriera?", le preguntan a Jorge, el dueño de una florería en Neuquén. Los que consultan son los delincuentes que cotizan su próximo botín. El hombre ya sufrió seis robos y otros cuatro negocios de la cuadra también fueron saqueados.
Jorge es el dueño de la florería Pehuén, ubicada en Carlos H. Rodríguez al 400. El último robo lo sufrió el sábado, alrededor de las 4:30, cuando un delincuente llegó en una moto, rompió dos vidrios del local a patadas, entró y se llevó flores y peluches por un valor estimado de 15 mil pesos.

Embed
El hombre aseguró que los ladrones lo llaman un día antes, preguntando precios, y que al día siguiente es fija que le roban, según diario La Mañana de Neuquén.

"Se llevan pavadas"
, aseguró el dueño de Pehuén, y explicó que los delincuentes "salen rajando apenas se activa la alarma".

En el último caso, el ladrón llevaba puesto un casco y guantes. "Peluches se roban, se ve que están enamorados", afirmó irónicamente el comerciante.

Embed
Jorge detalló que los delincuentes siempre van en moto, llegan hasta el local y escapan en contramano. "Tenemos más cámaras que Gran Hermano", confirmó y especificó que ahora le instalarían seis más, con calidad HD.

Seis robos ya sufrió entre el año pasado y lo que va de este, y contó que en la cuadra le robaron a cuatro negocios más. "Aunque te parezca mentira, como robaron tanto, dejamos un vidrio dividido para que rompan y entren por acá, así me sale más barato cambiarlo”, concluyó.