Marcos Mamani, de 25 años, fue condenado a seis años de prisión por abusar sexualmente de dos chicas en la localidad mendocina de San Rafael. Sin ningún pudor, durante el juicio se burló de las víctimas.
El caso conmocionó a la provincia de Mendoza. Marcos Mamani interceptó a dos jóvenes en la calle, las amenazó con un arma y las llevó a un baldío, donde manoseó a una y obligó a la otra a practicarle sexo oral.

Las chicas hicieron la denuncia en la Comisaría de San Rafael. El hombre fue detenido horas después. Cayó por una torpeza: el violador regresó al lugar del hecho porque se había olvidado la billetera y el teléfono.

La policía encontró el arma, que al final era una réplica.

Esta semana, Mamani fue condenado a seis años de prisión por los abusos y durante el juicio mantuvo una risa socarrona durante todo el proceso.

En ningún momento, el abusador admitió los hechos.