El inglés Jonathan Brownlee sufrió un fuerte golpe de calor y se descompensó poco antes de llegar a la meta en Cozumel. Pero su hermano Alistair, que venía atrás, lo cargó y, literalmente, lo empujó a la línea de llegada.
El español Mario Mola se vio beneficiado por el inconveniente que sufrió Brownlee, que era el gran candidato a quedarse con la prueba y que, debido a su indisposición, resignó sus chances. Así, Mola, que arribó en quinto lugar, terminó festejando.

Cuando estaba a punto de ver la meta, Jonathan comenzó a perder la armonía de su paso, miró hacia atrás y quedó claro que pasaba por una crisis, lo que se confirmó segundos después cuando se tambaleó por el golpe de calor.

Su hermano Alistair se apresuró a ayudarlo y lo abrazó para llegar con él, lo cual facilitó la victoria del sudafricano Henri Schoeman, seguido de Jonathan, quien a un metro de la meta fue empujado por Alistair y luego de pasar la línea cayó al suelo con una deshidratación severa.

Brownlee triatlon
Finalmente, Alistair, reciente campeón olímpico en Río de Janeiro, fue tercero, Richard Murray, cuarto, y Mola acabó quinto, suficiente para ganar el título mundial.

Embed
Jonathan Brownlee tuvo que ser hospitalizado inmediatamente y, desde la cama del sanatorio envió un tuit llevando tranquilidad sobre su estado y agradeciendo el noble gesto de su hermano Alistair. "No era como quería terminar la temporada, pero lo di todo. Gracias, @AliBrownleetri, tu lealtad es increíble", escribió el atleta.