Varios expertos critican el acceso de la empresa a datos del usuario y el archivo de las conversaciones, en contrario a lo que había anunciado la empresa antes de su lanzamiento.

La nueva aplicación de chats de Google, Allo, recibió una lluvia de críticas por parte de nuevos especialistas. Las dudas vienen por el lado de las características de seguridad que la empresa anunció en mayo pasado, como la encriptación punto a punto por defecto.

"Gratis para descargar hoy: Google Mail, Google Maps y Vigilancia de Google. Eso es #Allo. No uses Allo", señaló a través de su cuenta de Twitter Edward Snowden, el ex técnico de inteligencia que reveló en 2013 los programas de espionaje masivo de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA).

En la misma línea, el sitio especializado The Verge destacó que más allá del modo incógnito con el que se puede usar la app, "almacena todo los mensajes por defecto", lo que sugiere "un claro cambio respecto de las declaraciones previas de Google" según las cuales los mensajes se almacenarían transitoriamente y de forma que no pudiesen ser identificados.

Embed

"Los registros ahora permanecerán hasta que el usuario activamente los borre, dándole a Google acceso por default al historial completo de conversaciones en la app", agregó la publicación.

Un vocero de Google citado por The Verge sostuvo que estos cambios en la privacidad se realizaron para mejorar la capacidad de respuesta del asistente de Allo, que "aprende" a medida que puede acceder a más información.

Asimismo, el medio especializado cuestionó que esta decisión tendrá consecuencias como, por ejemplo, que las fuerzas de seguridad o instancias judiciales puedan acceder a los mensajes con solo requerirlo, al igual que sucede con Gmail.