Con un discurso medido y de tono enigmático, el entrenador evitó referencias explícitas a su mala relación con Alejandro Nadur, presidente del club, y aseguró que "no hay marcha atrás". El DT estará en el banco del Globo por última vez el lunes ante Atlético Tucumán.
El director técnico Eduardo Domínguez aseguró este viernes que no es "hipócrita" y justificó su decisión de renunciar a Huracán porque "hay situaciones que no dan para más", en referencia a su problemática relación con la dirigencia, en especial con el presidente Alejandro Nadur, que un día antes había garantizado su continuidad en el cargo.

"Hay situaciones que uno no comparte y ciclos que se cumplen. Es un desgaste, hace cuatro años que estoy en el club (sumada su etapa como jugador)... No hay marcha atrás", reafirmó el entrenador del Globo en el predio deportivo "La Quemita", después de despedirse del plantel.

Con un discurso medido y de tono enigmático, Domínguez evitó referencias explícitas a su mala relación con el presidente del club, aunque consideró que "cómo se dieron las cosas, cada uno sabe, cuerpo técnico y dirigentes, que es lo que hizo bien y lo que hizo mal".

Embed
"Es difícil explicar el por qué de mi decisión cuando no se está en el día a día, no es algo puntual, son un montón de gotas que rebalsaron el vaso. No soy hipócrita, no puedo venir acá y decir que está todo bien cuando no lo está", graficó el ex defensor tras cerrar su primera experiencia como técnico.

Domínguez se retiró como futbolista con la camiseta del "Globo" en agosto de 2015 para asumir de inmediato la dirección técnica en reemplazo de Néstor Apuzzo, que ahora podría reemplazarlo de manera interina hasta que se defina el nuevo DT. En su ciclo de 52 partidos (nacionales e internacionales), ganó 18, empató 22 y perdió 12. Sus mejores resultados se dieron en el plano continental con la final alcanzada en la Sudamericana 2015 y los octavos de final en la Libertadores de este año.

"Dejé de jugar de un día para el otro para ser entrenador y lo disfruté. Me brindé mucho por el equipo pero sentía que ya había un ciclo cumplido y preferí ser realista. Por eso vine hoy a decirle primero la verdad a los jugadores, a quienes le agradezco la entrega en todo este tiempo", comentó.

Embed
La relación entre Domínguez y Nadur sufrió un profundo deterioro durante el último mercado de pases, tras la partida de figuras como Ramón "Wachope" Ábila y Cristian Espinoza combinada con el arribo -tardío- de jugadores que no colmaban las expectativas del cuerpo técnico.

Ello redundó en que Huracán sumara apenas dos puntos en las cuatro primeras fechas del Campeonato de Primera División y quedara rápidamente eliminado de la Copa Argentina. El público, disconforme con el rendimiento del equipo, reprobó en el último partido como local ante Sarmiento de Junín.

"Desde que estoy acá siempre supe que el hincha tiene la razón, no estoy en este lugar para debatir. Creo que el equipo, de a poco, estaba jugando mejor, nos estábamos reorganizando pero soy consciente de que no se podía seguir así, había que revisar un montón de cosas", aseguró.

Embed
"Hay que estar convencido del trabajo y si uno no se siente bien en la parte anímica eso se nota en lo técnico", argumentó sobre el final de su última rueda de prensa como técnico de Huracán.

Domínguez, de 38 años, se despidió esta mañana de los futbolistas y luego le formalizó su determinación al presidente Nadur, que marchó del predio deportivo sin hacer declaraciones.

Sin conductor de grupo, el plantel "quemero" suspendió el entrenamiento y mañana retomará la preparación del partido con Atlético Tucumán el lunes próximo, de visitante, por la quinta fecha del Campeonato de Primera División.