El bloque que preside Héctor Recalde expresó su "absoluto rechazo" a la visita que próximamente realizará al país Michel Temer, porque "ocupa de facto la presidencia de Brasil luego de haber sido desplazada mediante un golpe institucional Dilma Rousseff, elegida legítimamente por el voto popular".
En un comunicado, el bloque de legisladores del Frente para la Victoria detalló que "Dilma sufrió la revancha política de sectores concentrados que se opusieron y combatieron los 13 años de transformaciones económicas y sociales que ella lideró junto a Lula Da Silva. La destitución fue contra las políticas de inclusión social de millones de brasileros que fueron rescatados de la pobreza; contra la consolidación del Mercosur, ahora amenazado por intromisiones externas; y contra la ilusión de la unidad latinoamericana cuyo puntapié inicial dieron contra viento y marea Hugo Chávez, Néstor Kirchner, Evo Morales , Lula Da silva y Rafael Correa".

"A Dilma no se le comprobó ningún hecho de corrupción. Tampoco irregularidades en el cumplimiento de sus deberes de funcionaria pública. Y lo más irrisorio es que entre los 61 senadores que votaron por su destitución varios están procesados o tienen denuncias de corrupción", agrega.

El escrito sostiene que "Temer busca obtener, entre otras cosas, el apoyo regional del presidente Macri. Y el gobierno nacional avaló mediante un comunicado de la Cancillería el golpe institucional, bajo el pretexto de respetar 'el proceso institucional verificado en el hermano país'".

"Es imprescindible rechazar este tipo de conductas porque la víctima hoy es Dilma Rousseff, en el pasado lo fue el presidente de Paraguay Fernando Lugo, y en Argentina nuestra compañera Cristina Fernández de Kirchner sufre una campaña de persecución mediática y judicial que pretende inhabilitarla políticamente. Nuestro futuro está comprometido si no rechazamos con firmeza la destitución de gobiernos elegidos por el voto de sus pueblos, y mucho más si legitimamos a un gobernante como Temer, fruto de un golpe", concluye.