Pablo Reyes, un empleado de seguridad privada que vivía en el departamento en el que fue hallado el cuerpo de Nicolás Silva, es intensamente buscado por la policía. Su esposa y su suegro permanecen detenidos.
La Policía detuvo a la mujer que lo encontró y a su suegro, mientras que buscaba a Reyes, de 35 años, quien desapareció del lugar. En el departamento de calle Venezuela vivían también dos hijos de la pareja, de 7 meses y 3 años; otro de ella, de 7, y una de él, de 16.

Mientras los investigadores redoblan esfuerzos por dar con el vigilador privado, por el caso se encuentran detenidos la esposa de Reyes, Brenda Blanco Rondón (39), de nacionalidad peruana, que fue quien halló el cadáver y llamó a la policía el domingo pasado, y el padre del sospechoso, Antonio.

crimen financista nicolas silva.jpg
<p>Investigan si el cadáver que encontraron en un departamento es el arbolito Silva</p><p></p>

Investigan si el cadáver que encontraron en un departamento es el arbolito Silva

Según el relato de la mujer a la policía, desde hacía una semana sentía un olor fuerte y creía que se trataba de las heces del perro labrador de la familia, pero al limpiar el placard de tres puertas que hay en el domicilio, sacó tres valijas y debajo de ellas encontró el cadáver.

Además, agregó en su relato que el cuerpo estaba dentro de una bolsa, a su vez había otra tapándole la cabeza y atada con una correa de perro. Según su testimonio, su marido había abandonado el hogar horas antes tras una pelea conyugal, y no sabía nada de él ya que había dejado su teléfono celular.

Ambos, Blanco Rondón y Reyes padre, se declararon inocentes cuando ayer lunes fueron interrogados por el juez Guillermo Carvajal.

morgue-arbolito.jpg
Nicolás Silva, el arbolito asesinado
Nicolás Silva, el arbolito asesinado
"SOY PABLO REYES PERO NO MATÉ A NADIE"

En tanto, una persona con el mismo nombre que el vigilador prófugo, se presentó en la comisaría de la localidad bonaerense de Villa Fiorito, para aclarar que él no tenía nada que ver con el homicidio.

El hombre se presentó en la guardia de la seccional 5ta de Lomas de Zamora, y dijo: "Soy Pablo Reyes, pero no maté a nadie".

Reyes contó que escuchaba en distintos medios su nombre y temía ser involucrado en el crimen de Nicolás Silva. Los efectivos de la comisaría de Villa Fiorito se comunicaron con sus pares de la División Homicidios de la Policía Federal, y quedó aclarado que esta persona, de nombre homónimo, no era el vigilador de 35 años.