El británico Andy Murray cerró la temporada como número uno del mundo al ganar por primera vez el Masters, luego de derrotar en la final al serbio Novak Djokovic, por 6-3 y 6-4.
Murray se impuso en una hora y 42 minutos, en un partido histórico, en el que por primera vez los dos primeros jugadores del mundo peleaban en el último partido del año por acabar en lo más arriba de la clasificación mundial.

Murray, quien llegó al número uno del mundo hace dos semanas al ganar el Masters 1000 de París-Bercy, estaba obligado a ganar en el 02 Arena de Londres si pretendía terminar el año en lo más alto del ranking.

Sin apenas notar el esfuerzo de las tres horas y 38 minutos de la semifinal contra el canadiense Milos Raonic, ni las nueve horas y 57 minutos jugadas en todo el torneo, Murray dominó el encuentro para ganar el noveno título esta temporada, quinto consecutivo, y el 44º de su carrera.