El delantero del Seleccionado argentino, Gonzalo Higuaín, confió que a veces le "es difícil aceptar la crítica" desmedida que recibe desde varios sectores, tanto en Italia como en Argentina, y consideró que "se necesita humildad para escuchar".
"Creo que nadie es perfecto, ni siquiera el mejor del mundo. Así que siempre quiero aprender. A veces es difícil aceptar la crítica. Pero se necesita humildad para escuchar, para tratar de volver a crecer", expresó el atacante en una entrevista con el diario italiano Corriera della Sera.

Embed
Como ejemplo de la dureza con la que lo han tratado, se refirió a su salida de Napoli, donde los hinchas lo consideran un traidor, y su arribo a Juventus, cuya afición, en gran parte, se quejó al principio por creer que estaba excedido de peso.

"Hice más de 300 goles en mi carrera, no era una liberación. Pero fue un verano duro. Me han masacrado. Han dicho que estaba mal y muchas otras cosas. Pero entré, convertí y para todos ya estaba en gran forma", manifestó.

Incluso desafió a quienes lo acusan de estar gordo a pedirles "los datos a los preparadores físicos, que están muy contentos" con su trabajo.

Higuaín no está pasando por un gran momento goleador, y en parte es por "un golpe encima de la rodilla" que afectaba su rendimiento, pero aseguró que está "bien ahora".