Un adolescente que habría participado del crimen de Brian Aguinaco, el chico que fue baleado por motochorros en Flores, fue detenido este jueves en Chile y llegó a Buenos Aires pasadas las 19.

El imputado tiene domicilio en la villa 1-11-14 del Bajo Flores pero luego del asesinato de Aguinaco, logró salir del país con autorización de sus padres rumbo a Chile.

Según confiaron las fuentes, la presunta participación de este menor de edad en el hecho está avalada por una serie de testimonios y tareas de inteligencia realizadas por los detectives de la División Homicidios de la Policía Federal Argentina (PFA) y los investigadores judiciales de la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción 35, a cargo del fiscal Ignacio Mahiques.

Embed
Con los elementos de prueba reunidos, Mahiques pidió la detención de este adolescente ante el juez de instrucción 14 Ricardo Farías y la declinatoria de la competencia a la justicia de menores.

Los voceros contaron que con los datos aportados por los policías argentinos, personal de Interpol Chile logró localizar y detener al sospechoso en el vecino país trasandino.

La causa ahora está en manos del Juzgado de Menores 7, a cargo del juez Enrique Gustavo Velázquez, quien ahora se encargará de los trámites de deportación para el imputado.

El imputado estuvo detenido en Santiago de Chile, pero pasadas las 19 arribó al aeropuerto de la ciudad de Buenos Aires tras ser trasladado al paso fronterizo con la ciudad mendocina de Uspallata, donde Interpol Chile entregó al adolescente a sus pares de Argentina.

Las fuentes revelaron que la PFA continúa con tareas investigativas para intentar identificar, localizar y detener al segundo motochorro que participó del homicidio y de una serie de asaltos.

El crimen de Brian se registró cerca de las 15 del sábado último en el cruce de las calles Rivera Indarte y Asamblea, en el Bajo Flores, a pocas cuadras del acceso a la villa 1-11-14, una de las más peligrosas de la ciudad y con mayor índice de homicidios.

Dos mujeres que caminaban por el lugar fueron sorprendidas por dos ladrones en moto, uno de los cuales se bajó armado y las amenazó para que le entreguen sus carteras.

Embed
En medio del forcejeo, apareció el auto manejado por Enrique Aguinaco, quien estaba acompañado por su nieto Brian, de 14 años.

De acuerdo a lo pudo reconstruir la policía, el hombre encerró con su Renault 19 a los "motochorros" en al menos dos oportunidades con intenciones de evitar que pudieran concretar el robo que estaban cometiendo a dos mujeres, a quienes le estaban arrebatando una cartera.

Sin embargo, los testigos y las dos víctimas del robo dijeron que vieron doblar el auto y los delincuentes dispararon contra el vehículo porque se pensaron que los estaban persiguiendo y huyeron al interior de la villa 1-11-14.

Brian recibió un balazo en la cara y fue trasladado por su propio abuelo hasta el Hospital Piñero, desde donde fue derivado al Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, donde agonizó durante dos días hasta que murió el martes por la tarde.

Embed

La muerte de Brian generó marchas y protestas de los vecinos de Flores en la comisaría 38, donde el martes por la noche hubo una serie de incidentes y destrozos en la seccional.

A raíz del caso, el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Martín Ocampo, dispuso la remoción de toda la cúpula de la comisaría y se comprometió a reforzar la seguridad en el barrio.