Lo descubrieron cuando fue abierto en el mismo cementerio donde poco antes había sido exhumado. El dueño de la funeraria fue detenido.

El féretro en el que había sido inhumado el niño cuyo cuerpo mutilado y sin órganos fue hallado el martes de la semana pasada a la vera de una ruta cerca de Miramar fue encontrado vacío este miércoles en un cementerio de las afueras de Mar del Plata.

Por el hecho, la Justicia ordenó la detención del dueño de la empresa funeraria que había intervenido en el entierro de ese cadáver, informaron fuentes policiales a la agencia Télam.

La exhumación de la tumba fue ordenada por la Justicia tras comprobarse que el cadáver mutilado pertenecía al pequeño Matías Valentino Fernández. Sus familiares, lo habían enterrado en ese sitio del cementerio otamendino.

Tumba nene mutilado

Los investigadores lograron determinar que el cuerpo mutilado y descubierto el lunes 16 en el camino que une Miramar con Mar del Sud pertenecía al pequeño que el 10 del mismo mes murió atragantado en una quinta de El Boquerón.

El cuerpo presentaba ausencia total de órganos y mutilaciones. Posteriormente se determinó que había pasado ya por una sala de autopsia pero que la mayoría de los cortes y ablaciones no eran parte del procedimiento forense.

Los padres del niño, de origen boliviano, realizaron la ceremonia del velatorio en la misma quinta del kilómetro 23 de la ruta 88 y luego lo enterraron en el cementerio de Otamendi.

Las ofrendas sobre la tumba confirman que el acto del sepelio se consumó.

Todo indica que el cuerpo fue sustraído en el mismo cementerio y que posteriormente fue profanado por motivos desconocidos.