El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, confirmó haber ordenado un ataque militar contra el "aeródromo en Siria desde el que se lanzó el ataque químico" y llamó "a todas las naciones civilizadas" a buscar el fin de la "matanza y el derramamiento de sangre" que vive ese país.

El mandatario estadounidense aseguró que Estados Unidos no puede permitir que el presidente sirio, Bashar Al Assad, siga haciendo uso de armas químicas, por lo que dio la orden de responder a dicho ataque. Es la primera ofensiva directa estadounidense contra el gobierno sirio desde que comenzó la guerra civil en ese país.

"El martes el dictador sirio Bachar Al Asad lanzó un horrible ataque químico contra civiles inocentes. Usando un agente nervioso mortal, Asad ahogó las vidas de hombres, mujeres y niños indefensos. Fue una muerte lenta y brutal para muchos, incluso para bebés preciosos, en este bárbaro ataque", apuntó el mandatario norteamericano.

"Esta noche ordené un ataque militar contra la base aérea en Siria desde donde se lanzó el ataque químico", confirmó.

Trump aseguró que es "de un vital interés de seguridad nacional" que Estados Unidos "prevenga y persuada de la propagación y el uso de armas químicas mortales".

"No hay duda de que Siria ha usado armas químicas y ha violado sus obligaciones internacionales bajo la Convención de Armas Químicas y ha ignorado la urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU", aseveró desde su residencia en Florida.

"Todos los intentos de cambiar el comportamiento han fallado y fallaron de manera estrepitosa. Como resultado, la crisis de refugiados se está agravando y la región continúa desestabilizándose, amenazando a Estados Unidos y a sus aliados", añadió.

Decenas de misiles Tomahawk fueron disparados contra la base aérea de Shayrat, en la ciudad siria de Homs.