El Barcelona chocó constantemente contra la defensa de Juventus, que esperó en su campo y tuvo las mejores ocasiones de gol, saliendo de contragolpe. Así, los italianos clasificaron a la semifinal de la Liga de Campeones.