Un pequeño llamado Valentino estuvo durante los últimos cinco meses bajo los cuidados de una familia adoptiva, que lo recibió en diciembre pasado cuando tenía sólo un mes y medio de edad y presentaba una fractura de brazo, hasta que una jueza determinó que se lo reintegren a su madre biológica. Días más tarde, el menor fue internado en grave estado con quemaduras, fractura y otro tipo de abusos. Ocurrió en la ciudad de Corrientes.

La jueza Rosa Esquivel Iglesias, de la provincia de Corrientes, fue quien determinó que el niño debía ser entregado a la progenitora. El jueves, Valentino fue ingresado en el Hospital Materno Infantil Juan Pablo II de la capital correntina, presentando cuatro fracturas de cráneo y todo el cuerpo golpeado", detalla el periódico El Litoral.

La familia que cuidó al menor durante los últimos meses cuestionó la medida judicial y solicitó que se controle el ambiente de la madre, una joven colombiana de 20 años, ya que convivirían con ella y su pareja otros niños. Si bien no está determinado quién le habría ocasionado los últimos daños al niño, internado en terapia intensiva y sin reacción, la mujer estaría detenida.

Embed

De acuerdo al parte médico que dieron a la familia del corazón, la única que está acompañando al pequeño en el centro de salud, "Valentino está muy grave, en terapia intensiva con respirador artificial, con cuatro fracturas de cráneo y golpes por todo el cuerpo".

"Era un bebé que no se reía, no fijaba la mirada, lloraba y en los cinco meses que estuvo con nosotros, se recuperó en un 100 por ciento, le dimos amor", dijo la hermana de la madre adoptiva que insistió en que las autoridades revisen el entorno de la joven, ya que habría otros niños conviviendo con la mujer y su pareja.