Norma, la madre de José Luis Cabezas, el reportero gráfico asesinado en 1997, falleció en la madrugada de este lunes en Mar del Plata.
Norma Marotti de Cabezas, la madre del reportero gráfico José Luis Cabezas, en la ciudad de Mar del Plata, según lo confirmó en las últimas horas su hija Gladys en su cuenta de Facebook.

Embed
La mujer, de 84 años, falleció en un geriátrico en el que se encontraba internada en estado delicado ya que padecía una enfermedad neurodegenerativa que en los últimos meses se había agravado. Durante la mañana del domingo, la hermana del reportero, Gladys, viajó a la ciudad balnearia para despedir los restos de su madre.

La hermana del fotógrafo asesinado en 1997, confirmó en declaraciones a Ámbito Financiero que su madre falleció "de viejita y de tristeza" y añadió: "se fue en paz, murió mientras dormía".

Desde el asesinato de Cabezas, tanto Marotti, como toda la familia del fotógrafo, trabajaron incansablemente para mantener viva la memoria de su hijo, y esclarecer el crimen. Junto a su marido, José Cabezas, Norma fue artífice de la carta abierta a la sociedad que incluyó la frase "No se olviden de Cabezas", que se convirtió en un emblema.

En 2010, el padre del fotógrafo, murió a sus 77 años debido a una afección cardíaca y según había dicho la familia, el hombre nunca pudo recuperarse de la trágica muerte de su hijo El 25 de enero de 1997, el cuerpo de José Luis Cabezas fue encontrado calcinado y maniatado en el interior de un Ford Fiesta en una cava de General Madariaga, Pinamar. En aquel momento, el empresario Alfredo Yabrán fue señalado como el autor intelectual del homicidio y se suicidó cinco días después de labrarse una orden de arresto en su contra.

José Luis Cabezas
José Luis Cabezas
José Luis Cabezas
En el proceso judicial fueron condenados a prisión perpetua los cuatro integrantes de la banda "Los Horneros" que ejecutaron el homicidio. Horacio Braga, José Auge, Sergio González y Héctor Retana, así como el jefe de seguridad de Yabrán, Gregorio Ríos, y los policías Sergio Camaratta, Aníbal Luna y Gustavo Prellezo. Ya sea por el "2×1" o diferentes beneficios procesales, todos terminaron quedando libres, con la excepción de Retana, quien murió en 2001, cuando cumplía su sentencia en prisión.

Prellezo, señalado como autor de los dos disparos que mataron al fotógrafo, fue beneficiado en 2010 por la prisión domiciliaria y en diciembre del año pasado se le otorgó la libertad condicional.