Mariano Galván inició una travesía en Nanga Parbat, conocida como la "montaña asesina", junto a otro alpinista español. Desde el sábado que no se comunican con la base de la novena cumbre más alta del mundo, ubicada en Pakistán, y en la que 30 alpinistas perdieron la vida.

Montaña.mp4
"Desde el pasado 24 de junio no hemos logrado mantener comunicación alguna con Alberto Zerain y Mariano Galván. El número de días que llevan en la arista Mazeno nos hace creer que los dispositivos de contacto se quedaron sin batería. Estamos haciendo todo lo posible para restablecer las comunicaciones. Los mantendremos al tanto de cualquier novedad", fue la última comunicación que hizo su equipo desde la base del monte Nanga Parbat, ubicado en el norte de Pakistán, considerada la novena montaña más alta del mundo.
Según Muhammad Iqbal, de Summit Karakorum, la compañía que organizó la expedición, ambos salieron de su campo base el 19 de junio, pero tuvieron que quedarse tres días en su carpa, a una altura de 6.100 metros, a causa del mal tiempo.
mapa-escalador.jpg
Este es el último trayecto que hicieron los alpinistas antes de perder toda comunicación
Este es el último trayecto que hicieron los alpinistas antes de perder toda comunicación
"Al principio pronosticaban que sería un día largo de malas condiciones, pero parece que serán dos, así que estamos aquí aguantando un poco fastidiados porque está nevando todo el rato con agua nieve... no hace frío y se humedece todo. La espera es incómoda, aunque ambos trajimos buen equipamiento para poder aguantar estos días de mal tiempo que ya imaginábamos", decía Zerain en uno de sus registros, los cuales enviaba al equipo que se encontraba en la base para que supieran cada movimiento que realizaban.
"Esperamos que no se hayan estropeado las condiciones en la arista mañana cuando sigamos. El plan es continuar adelante y aprovechar los días que vienen de buen tiempo, en los que tendremos que ponernos a piñón fijo porque luego parece que va a hacer otra vez mal clima. Esta ruta es así. La arista del Mazeno es larga y no te da posibilidades de contar con un tiempo estable", fue lo último que dijo.
Embed
El Nanga Parbat se ganó su apodo de "montaña asesina" porque más de 30 alpinistas murieron en el intento de llegar a la cima antes de que uno lo lograra en 1953.
Embed
El norte de Pakistán es uno de los destinos más apreciados por los alpinistas, con algunas de las montañas más altas del mundo, incluyendo el K2, de 8.611 metros, la segunda más alta del mundo después del Everest.