La Cámara baja convirtió en ley el proyecto que limita las excarcelaciones para los casos de delitos graves. Los diputados votaron por amplia mayoría las modificaciones introducidas por el Senado. Los reincidentes tampoco podrán tener salidas anticipadas.
El proyecto para limitar excarcelaciones o salidas anticipadas a condenados por violaciones, femicidios, muertes por torturas, robos a mano armada, trata de personas o narcotráfico fue convertido este miércoles en ley por la Cámara de Diputados de la Nación, al votar por amplia mayoría las modificaciones introducidas por el Senado.

La aprobación del proyecto sucedió en el último tramo de la sesión especial que se reanudó este mediodía para aprobar el proyecto de responsabilidad penal tributaria, y tuvo un amplio respaldo político ya que se votó con 170 votos a favor, 8 en contra y 7 abstenciones.

La iniciativa promovida por el radical Luis Petri y el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, contó con el respaldo del oficialismo, el massismo, el bloque justicialista y un sector del kirchnerismo, ya que otros diputados del FPV y de la izquierda votaron en contra.

Con esta ley, el Congreso dará una nueva herramienta para evitar que puedan tener un sistema de salidas de la cárcel los delincuentes que hayan cometido delitos graves, como sucedió con el asesino de la joven entrerriana Micaela García, y otros casos de femicidio, trata, narcotráfico, torturas y robos a mano armada.

Embed
Cuáles son los cambios

Entre los cambios más importantes efectuados al proyecto está la exclusión de los delitos de homicidio simple, contra el orden económico y contrabando simple como causante para impedir al condenado acceder a los beneficios de las salidas anticipadas.

Los que sí quedaron fueron los delitos de tortura seguida de muerte, narcotráfico, trata de personas, delitos contra la integridad sexual, robo con arma en banda y despoblado, contrabando agravado y delitos con el fin de aterrorizar a la población.

También se moderó la actuación del Servicio Penitenciario, que de acuerdo con el nuevo proyecto seguirá funcionando como auxiliar del juez de ejecución, pero sus informes no serán determinantes para el otorgamiento o no de salidas anticipadas, como proponía la reforma.

La víctima tendrá participación en toda la cuestión vinculada con el régimen de progresividad de la pena, ya que podrá controlar su ejecución por parte del juez y proponer informes o peritos.

También excluye de las salidas transitorias a quienes posean una causa abierta y a los reincidentes.

El proyecto indica que el desempeño del condenado en actividades que realice mientras cumpla su pena debe ser registrado e informado para su evaluación, lo que resultará relevante a la hora de recibir algún beneficio de libertad anticipada.

Los delincuentes, al ingresar al establecimiento correccional, deberán ser evaluados psicológicamente para individualizar el tratamiento que deben seguir en la cárcel.