Los conductores porteños que hayan cometido una falta grave en territorio bonaerense no podrán renovar la licencia de conducir si antes no abonan la multa.
Quienes deban renovar sus licencias de conducir en Capital Federal deberán pagar antes las multas cometidas en el conurbano bonaerense. La medida ya rige en la Provincia y buscar evitar que los conductores cambien de domicilio para sacar el registro.  

Este cambio se debe a que entró en vigencia un acuerdo en conjunto entre Ciudad, Provincia y la Agencia Nacional de Seguridad Vial, según publicó el diario Clarín.

El acuerdo alcanza a las faltas consideradas graves la ley nacional de Tránsito N° 24.449: cruzar el semáforo en rojo, exceder la velocidad, manejar una moto sin usar el casco, superar el límite de alcoholemia, circular a contramano, no tener los papeles obligatorios y llevar a los menores de diez años en la parte delantera del vehículo.

Es importante aclara que sólo se considerarán aquellas infracciones que estén "con sentencia firme", las que hayan sido debidamente notificadas y luego confirmadas por el juez de faltas provincial, ante la falta de pago del infractor.

Según consigna el matutino, los municipios bonaerenses tienen acceso a la lista de infracciones cometidas en la Ciudad por las personas que se presenten a pedir la renovación del registro.

Sin embargo, el gobierno porteño sólo accede a las multas labradas por la Provincia. Es que para tener también las multas municipales debería cruzar su base de datos con las 135 comunas.

Esta medida viene a poner fin a esas "avivadas" de cambiar de domicilio para evitar pagar las multas y a subsanar esa falta de informatización y trabajo coordinado entre Ciudad y Provincia.