El drama de Alfaro: "En Arsenal me deben plata y no me atienden el teléfono"

Deportes

El entrenador de Tigre, Gustavo Alfaro, apuntó a Julio Ricardo Grondona, titular con licencia de Arsenal, al asegurar que le abrió "su casa y su familia", rechazó propuestas por seguir en Sarandí y que hoy ni siquiera le atiende el teléfono.

"No me permitieron dirigir la Copa Libertadores, me echaron y lamentablemente después no pude comunicarme más con gente de Arsenal, más después que falleció Don Julio, me quedaron debiendo mucha plata y hoy ni me atienden el teléfono, ni me contestan, ni nada por el estilo", sostuvo Alfaro en torno a su final como entrenador del equipo del Viaducto, al que sacó campeón dos veces, en el torneo y la Copa Argentina.

En un sustancioso reportaje concedido a radio Argentina, dijo no estar "al tanto" de lo que pasó en el club en el último año y recordó que mientras "vivió Don Julio" la organización de su trabajo allí fue "impecable".

"Yo hablé con Don Julio hasta una semana antes de que lamentablemente falleciera, y cuando yo hablo por teléfono con él me dice: 'vengase tranquilo la semana que viene, arreglamos todo', porque él se había hecho cargo de todo.", confesó.

Y siguió: "Después de ahí en adelante, me fue imposible hablar con alguien de Arsenal. No me respondían los llamados", contó y se preguntó: "¿Cuál fue mi error, haber dicho que me iba en junio para cerrar un proceso? Le dije que no a Estudiantes de La Plata, a Racing, a la Selección de Colombia, Paraguay, para quedarme en Arsenal."

Como si fuera necesario aclararlo, Alfaro dijo que "lamentablemente hoy no tengo ninguna relación con Grondona" y recordó que "él me decía 'quedate tranquilo que la palabra de un Grondona vale más que un papel firmado'".

"Yo a Julito le abrí las puertas de mi casa, de mi familia, de todo, y recibir esta realidad me duele. No creo haber hecho nada para merecer esto", lamentó.

Dejá tu comentario