Roña Castro montó un comedor en su gimnasio de Temperley

Deportes

El ex boxeador campeón del mundo ayuda a sus vecinos en Temperley, con mercadería que le provee la provincia y que también sale a “manguear” a fábricas del conurbano.

Jorge “Locomotora” Castro sigue mostrando su solidaridad y esta vez, montó un comedor para ayudar a sus vecinos en Temperly. Todo comenzó apenas se inició la pandemia de coronavirus en 2019, en ese entonces el ex boxeador estaba por inaugurar su gimnasio donde vive junto a Yanina Sosa, su mujer, y no pudo hacerlo por las prohibiciones que existían por entonces para evitar los contagios y las muertes. Por eso decidió convertirlo primero en una cocina popular donde la gente concurría y retiraba comida caliente. Y luego en un punto de encuentro donde sus vecinos podían retirar alimentos.

La primera vez fueron más de setenta personas cuando esperaban no más de veinte o treinta. Locomotora Castro contó que de pequeño pasó hambre y ahora inteta ayudar a otras familias para que no pasen lo que pasó él y sus hermanos.

roña castro comedor

El exboxeador tenía cinco hermanos y reveló que cuando vivía en Caleta Olivia, provincia de Santa Cruz, pero cuando sus padres se separaron a él le tocó ir a vivir a Catamarca con su papá y el hambre no tardó en llegar a su vida cuando era apenas un niño: “Mi viejo chupaba, el alcohol lo perdía y me molía a trompadas, no sabés las necesidades que pasé, no comía, estaba como raquítico, algo así le pasó a Carlos Monzón cuando era chico. Me acuerdo que mi vieja vino a visitarme, se asustó cuando me vio tan flaco y me volví a Caleta con ella. La pasé muy mal. Desde ahí no puedo ver en la calle gente que pase hambre, especialmente la purretada, por eso hace cinco años mangueo por todos lados y los viernes damos alimentos a 350 familias en la puerta de mi gimnasio en Temperley ”.

Cuando creció y fue más grande se fue a trabajar al campo con los esquiladores. Era un adolescente de catorce años y aseguró que la experiencia le resultó muy útil como aprendizaje de vida: “Fue duro, pero junté bastante plata laburando y eso me permitió ayudar a mi familia y largarme como boxeador, lo que más deseaba, y pude llegar, la suerte y mis puños me ayudaron”.

Con esfuerzo llegó a coronarse Campeón del Mundo en 1994 de la categoría “Middle/Medio” ganándole al estadounidense Reggie Johnson. “¿Cómo me dicen los vecinos cuando vienen a buscas comida?”. Los más respetuosos me llaman Jorge, después ‘Roña’, que me lo pusieron porque me la pasaba a las piñas en el barrio, buscando roña siempre. ‘Locomotora’ porque no me paraba nada. También me llaman ‘Negro’ porque soy un negro sucio”, dijo en una entrevista con Infobae.

Los viernes son claves para el exboxeador, ese va a buscar los alimentos para el comedor: “Me levanto a las cinco de la mañana para ir al Mercado Central. Ahí me ayudan mucho, me dan choclo, morrón, zanahoria, papa, cebolla, limón, calabaza, tomate, verduras. Voy en un camión, lo traigo al gimnasio, ordenamos todo y a las cuatro de la tarde repartimos. Además de las familias que vienen, abastecemos a nueve merenderos y catorce comedores fijos"

"Yo trabajo en Desarrollo Social y Deportes en provincia y también me ayuda la Municipalidad de Lomas. Además, producto de los mangazos que fui haciendo colaboran fábricas de Quilmes que están en el Camino Centenario. Con los mayoristas retiro golosinas, agua mineral, gaseosas, galletas, fideos, azúcar, yerba, arroz, polenta, leche... Vez pasada dimos cinco mil litros. Ahí en lugar de trescientos cincuenta familias como siempre vinieron casi mil. La gente tiene hambre, no es joda”, señaló.

Embed

Dejá tu comentario