El Gobierno sacó una solicitada contra los fondos buitre en el Washington Post

Economía

Los acusó de "injuriar y amenazar públicamente" a la Argentina, además de "mentir" sobre el país.

"Fondos Buitres: los hechos demuestran que no es mito que sean Buitres", es el título de la solicitada que publicó el Gobierno nacional este miércoles en el Washington Post y en otros medios internacionales.

El escrito acusa a los fondos buitre de "mentir" sobre la Argentina y de "injuriar y amenazar públicamente" al país, además de "extorsionar para obtener ganancias a costa del bienestar de nuestro pueblo".

El Ministerio de Economía publicó la solicitada que salió en diversos medios internacionales y señaló que fue publicada  "en una nueva demostración de su modus operandi, los fondos buitres injurian y amenazan públicamente a Argentina. Su objetivo: extorsionar al país para obtener una ganancia de más de 1.600% a costa del bienestar de nuestro pueblo".

Desde esa cartera se enumeraron las "mentiras" de los fondos buitre y se resaltó que para "ganarse a la opinión pública norteamericana, los fondos buitres vienen financiando a un grupo llamado American Task Force Argentina (ATFA) un verdadero grupo de tareas norteamericano contra argentina, que pasó los últimos años difamando al país ante los ojos de Washington".

Entre las mentiras se enumeró que "La Argentina se niega a negociar y elige el default". Como respuesta, el Palacio de Hacienda resaltó que el país "ha dado sobrada evidencia de su capacidad de negociación" y ejemplificó:

"La crisis de 2001 dejó a Argentina con el default más grande de la historia. El proceso de renegociación iniciado por Néstor Kirchner y continuado por Cristina Fernández de Kirchner consiguió la adhesión voluntaria del 92,4% de los acreedores. Además, Argentina pagó más de 190.000 millones de dólares entre capital e intereses desde 2003 a la fecha, sin por eso amenazar el proceso de crecimiento con inclusión social iniciado en 2003", afirmó.


"Recientemente, el país negoció un novedoso mecanismo de pago para los acreedores reunidos en el Club de París, que permitirá potenciar la inversión de los países miembro en Argentina, con un esquema que contempla la sustentabilidad económica y financiera del acuerdo", agregó.

"Argentina también negoció y llegó a acuerdos para pagar los litigios con sentencia firme en el CIADI. Además, llegó a un acuerdo amistoso con la empresa Repsol por la expropiación del 51% de las acciones de YPF, consiguiendo una quita del 50% respecto al reclamo presentado en el CIADI y el pago a más de 10 años", añadió.

"No caben dudas que los únicos acreedores que jamás quisieron negociar con Argentina son los Fondos Buitres, justamente porque su negocio es la extorsión judicial, y no la negociación en condiciones justas, legales y equitativas para ambas partes", enfatizó Economía.

La "segunda mentira" de estas organizaciones es que "La Argentina puede negociar un acuerdo sin afectar sus reservas de manera significativa. La cifra de 15.000 millones de dólares no tiene sustento", según el texto publicado en www.mecon.gov.ar.

El Ministerio recordó que el fallo del juez Thomas Griesa "obliga a pagar 1.500 millones de dólares a los Fondos Buitres en el mismo momento en que se pague a los tenedores del canje los vencimientos de intereses".

"Los propios Buitres admiten que el fallo de Griesa implica obligaciones adicionales para el país por un mínimo de 7.500 millones de dólares, es decir, más de un 25% del saldo de reservas internacionales del país. Es evidente que un golpe de esa magnitud implica un desproporcionado perjuicio para Argentina", añadió.

Asimismo, insistió con que "bastaría con que solo el 80% de los holdouts consiga el mismo trato que los Buitres para que esa suma se transforme en 15.000 millones de dólares". Si el 92,4% de los bonistas que entraron al canje reclamaran lo mismo, en el marco de llamada cláusula RUFO que les asegura igual trato, Argentina podría afrontar juicios por valores que algunos especialistas estiman en más de 500.000 millones de dólares, y que como mínimo se ubicarían en los 120.000".

"Sean 7.500 millones de dólares como dicen los Buitres, o 15.000 como realmente son, sumados a los 500.000 por la cláusula RUFO, se trata de un fallo injusto y una carga desproporcionada para cualquier país como la Argentina", explicó Economía.

La "tercera mentira" es que "Los Buitres están dispuestos a otorgarle mayor tiempo a la República". En ese sentido, el Palacio de Hacienda explicó: "los Buitres han dicho ante Griesa que si [Argentina quiere] hablar sobre un acuerdo, saben dónde encontrarnos. No solo tienen hasta el 30 de junio, su señoría. Tienen un período de 30 días de gracia luego del 30 de junio. No tienen que pagar los bonos del canje hasta el 30 de julio. Es decir, que un fallo que puede implicar juicios por más de 15.000 millones de dólares debe negociarse en 40 días, bajo la amenaza de poner al país en default".

"Así funcionan los Buitres: para realizar una ganancia escandalosa, obstaculizan el pago del 92,4% de los acreedores de Argentina que aceptaron la reestructuración. Pero Argentina no se dejará extorsionar por estos profesionales de la especulación", agregó.

También insistió con que el país "continuará honrando sus compromisos con el 92,4% de sus acreedores, tal como lo hizo el pasado 30 de junio de conformidad con la Ley Argentina, pagando 832 millones de dólares".

Por último, dijo que "los Fondos Buitres y el juez Griesa pretenden que un acreedor solvente y líquido como la República Argentina, que cumple sistemáticamente con sus compromisos financieros, ingrese en cesación de pagos".



Dejá tu comentario