El exceso de televisión causa problemas de concentración en los chicos

*Lo asegura un estudio que se publicó en la revista Pediatrics.

Los niños que miran más de dos horas de tele al día mientras cursan primaria tienen después más dificultades de concentración al llegar al instituto que aquellos que miran poca televisión. Así lo demuestra el primer gran estudio que analizó los efectos a largo plazo del abuso de televisión en la infancia sobre la capacidad de atención.


 


"Nuestro estudio sugiere que los padres deberían tomar medidas para limitar el número de horas que sus hijos miran la tele", declaró Bob Hancox, director del estudio, de la Universidad de Otago, en Nueva Zelanda.

Según los resultados presentados en la revista médica Pediatrics, los niños que ven menos de dos horas de tele al día en la infancia no aumentan su riesgo de sufrir trastornos de atención en la adolescencia. Pero a partir de la tercera hora, el riesgo se incrementa un 44% por cada hora adicional que se pasa cada día ante la tele. "Los efectos fueron especialmente acusados en niños que miraban la televisión más de tres horas diarias", destaca Hancox.

En España, los niños de 6 y 7 años ven la tele dos horas al día, pero un 36% la ven más de cuatro, según un estudio de la Asociación Española de Pediatría presentado el año pasado.

El estudio de la Universidad de Otago se basó en 1.037 niños y niñas a los que se examinó cada dos años desde los cinco hasta los quince años en el marco de una ambiciosa investigación sobre desarrollo infantil. Entre otras preguntas, se pidió a padres y niños que dijeran cuánta tele veían. Para evaluar si sufrían algún problema de déficit de atención, se preguntó a los menores, así como a sus padres y profesores, si sólo conseguían mantenerse atentos durante un tiempo anormalmente corto, si tenían una baja capacidad de concentración o si se distraían con facilidad.



Estudios anteriores habían detectado que el abuso de tele en la infancia deriva en problemas de déficit de atención mientras los niños cursan todavía la primaria. Pero ningún gran estudio había analizado hasta ahora si estos problemas perduran hasta la adolescencia.


 


Los investigadores alertan contra la costumbre de algunas familias de encender la tele para que los niños estén tranquilos, por ejemplo a la hora de desayunar. "A esos padres yo les diría que traten de reducir las horas de tele", declara Hancox.

Los datos del estudio no aclaran de qué modo el exceso de tele afecta a la capacidad de atención, pero los investigadores apuntan varias hipótesis. La que presentan como más probable es que las imágenes televisivas, con sus estímulos constantes, pueden hacer que en comparación la vida real parezca monótona, de modo que los niños tiendan a aburrirse ante actividades que tienen ritmos más lentos como asistir a una clase o hacer los deberes. Otra posible explicación es que el cerebro infantil, aún en formación, se desarrolle de manera inadecuada al ser estimulado en exceso por las rápidas sucesiones de imágenes de los programas de televisión.

Hay aún otras posibilidades: podría ser que ver la televisión desplace otras actividades que favorecen la capacidad de atención, como leer, jugar o practicar deporte. O que la tele favorezca la inatención porque uno siempre puede retomar el hilo del programa más tarde, o que los niños inatentos tengan más preferencia por mirar la tele que aquellos que no tienen problemas de déficit de atención. O todas juntas. "Próximas investigaciones deberán aclarar los posibles mecanismos por los que la televisión causa problemas de atención", escriben los investigadores en Pediatrics.

Los autores del estudio reconocen que algunos programas de televisión son educativos y beneficiosos para los niños. Pero "el tiempo total pasado ante la tele en nuestro estudio se asocia con peores resultados educativos, así que está claro que la mayor parte de la tele que miraron los niños fue contraproducente para la educación", advierte Hancox. Además, añade, "los efectos de la televisión sobre la capacidad de atención pueden no tener nada que ver con los contenidos y estar relacionados con los rápidos cambios de escena característicos de la tele; si esto es así, incluso los programas educativos, en exceso, serían negativos para la capacidad de atención".

Dejá tu comentario