Ex convicto detenido por el asesinato de un empresario dijo que lo conoció en un fono gay

Télam
Por Télam

  • El presunto homicida fue detenido luego de que se encontraron sus huellas en una botella de cerveza y una lata de yerba mate que estaban en la casa de la víctima.
  • Había estado 19 años preso por un crimen similar y estaba en libertad provisional.
  • Reconoció que la noche del crimen pasó por la casa del empresario alemán al que, según dijo, había conocido en una línea telefónica de encuentros gay.

El presunto homicida de un empresario alemán asesinado el mes pasado en la localidad bonaerense de Martínez fue detenido tras hallarse sus huellas digitales en una botella de cerveza y una lata de yerba mate de la casa de la víctima y descubrirse que en 1986 cometió un crimen idéntico. 


 


El apresado es Fredy René Torales, de 42 años, quien cuando supuestamente mató al empresario Werner Meinzner, de 74, se encontraba en libertad condicional tras haber cumplido parte de una condena a prisión perpetua, informaron fuentes judiciales. 


 


El 21 de agosto pasado, Meinzner fue encontrado asfixiado en su casa de Pridiliano Pueyrredón al 1200 de Martínez por un vecino al que le alquilaba una habitación y como no le contestaba ingresó a su vivienda para ver si le había sucedido algo. 


 


El hombre encontró a Meinzner con la boca y la nariz tapada con un polar, una bufanda y una almohada y con sus manos atadas con una cinta métrica de costurera y sus pies con un cable de teléfono. 


 


Ante el macabro hallazgo, el inquilino llamó al número 911 de emergencias para alertar a la Policía de lo ocurrido. 


 


Los investigadores determinaron que a Meinzner lo torturaron a golpes -tenía siete costillas fracturadas- con la intención de que revelara dónde tenía dinero y lo dejaron tan fuertemente atado que murió asfixiado con sus vías respiratorias obstruidas.


 


Los pesquisas acreditaron que, al menos, le robaron unas monedas de plata. 


 


El empresario había conocido a su homicida en un "fono-gay"


 


La clave para esclarecer el caso fue que expertos de la Policía Científica encontraron huellas dactilares en una botella de cerveza y una lata de yerba mate que había en la cocina de la casa de la víctima. 


 


Cuando cargaron esas huellas en la base de datos conocida como sistema AFIS -que tiene las de todos los condenados por delitos-, éstas coincidieron con las de Torales. 


 


Detectives de la DDI de San Isidro comenzaron a buscar al sospechoso, quien al darse cuenta de que estaba siendo seguido, se presentó en el Juzgado de Ejecución Penal que le había concedido la libertad condicional. 


 


El juzgado estaba informado por el fiscal de Martínez Jorge Apolo, a cargo de la investigación, de que Torales podía ser el homicidia de Meinzner y cuando se presentó el miércoles pasado, quedó demorado. 


 


Lo acusaron de haber violado el lugar de residencia que había dejado asentado para su libertad condicional, que era la provincia de Formosa. 


 


Al ser indagado ayer por Apolo, el ex convicto admitió que estuvo en la casa del anciano porque lo había conocido a través de una línea telefónica de contactos gay, pero se declaró inocente del crimen. 


 


Sin embargo, fuentes judiciales aseguraron que en la declaración hubo muchas contradicciones y Torales quedó detenido. 


 


El fiscal Apolo le imputó a Torales el delito de homicidio doblemente calificado por alevosía y por criminis causa, es decir, asesinar para ocultar otro delito, en este caso el robo. 


 


El presunto homicidia estuvo 19 años preso por otro crimen


 


Los investigadores determinaron que el crimen por el que Torales estaba condenado a perpetua fue idéntico al de Meinzner. 


 


Hace casi 21 años, el 7 de diciembre de 1986, un hombre llamado Julio Reinaldo Ballestrini apareció estrangulado en su casa de Brasil al 300 de esta capital. 


 


Por ese caso, Torales fue condenado en 1989 a prisión perpetua junto a un cómplice, pero tras pasar 19 años en la cárcel fue beneficiado con la libertad condicional, la cual empezó a cumplir en enero de 2006.

Dejá tu comentario