Investigan si los mataron con las mismas armas que las usadas en el Unicenter

*Un fiscal pidió el peritaje a partir de que en ambos casos se usaron pistolas calibre .40.

Télam
Por Télam

Un dato surgido en las últimas horas permite determinar que efectivamente existen vínculos entre el crimen de dos colombianos en la puerta del shopping Unicenter y la masacre de tres jóvenes empresarios en General Rodríguez.


 


El cruzamiento de llamadas arrojó que hubo contactos telefónicos entre Julián Giménez Jaramillo, el sobreviviente del doble homicidio en el shopping, y Sebastián Forza, una de las víctimas que aparecieron asesinadas ayer en un descampado al borde de la ruta 6, afirmó el canal TN.


 


Este dato surgió luego de una reunión en La Plata entre las más altas autoridades que llevan adelante la investigación de ambos hechos.


 


Por otra parte, el fiscal que investiga el doble homicidio de ciudadanos colombianos solicitó hoy que se cotejen las balas con las que asesinaron a las víctimas del triple crimen de General Rodríguez con las secuestradas en su causa. 


 


Fuentes policiales informaron que el fiscal de Martínez Ariel Apolo pidió el peritaje a partir de que en ambos casos se usaron pistolas calibre .40.


 


Apolo ya dio instrucciones a la DDI de San Isidro y a la Policía Científica que en cuanto se pueda, se realice un cotejo balístico entre los plomos que se recuperen de las autopsias de General Rodríguez, con los que él obtuvo del cuerpo de los colombianos asesinados el 24 de julio.


 


Las fuentes aclararon que Apolo y su colega, el fiscal Diego Grau, ya habían instruido a la policía que debían investigar cualquier hecho criminal en el que estuviera involucrada una pistola .40


 


Armas difíciles de conseguir en la Argentina



Los fiscales de Martínez depositaron en este triple crimen un especial interés por la mecánica y las características mafiosas con las que asesinaron a Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina.


 


Estos tres hombres fueron asesinados a balazos disparados por armas calibre 40 y calibre 9 milímetros, de acuerdo a las vainas servidas secuestradas en la escena del crimen.


 


En tanto, las pericias balísticas del doble crimen de colombianos confirmaron que a Héctor Edilson Duque Ceballos y Jorge Alexander Quintero Gartner les dispararon con dos pistolas calibre .40 de la misma marca difíciles de conseguir en el mercado local. 

A partir del análisis de las estrías, los expertos balísticos de la Policía Científica de San Isidro llegaron a la conclusión de que de los nueve disparos efectuados, siete habían sido realizados por una de las pistolas y dos por la otra. 

Por el análisis de las trayectorias de los disparos y el lugar donde estaban agrupadas las cápsulas servidas, los mismos peritos determinaron que en el doble crimen actuaron dos sicarios desde posiciones distintas. 

Ahora será clave el futuro cotejo entre estos plomos secuestrados en la causa de los colombianos, con las balas recuperadas de las autopsias del triple crimen, para definir si ambos homicidios múltiples están vinculados. 

Dejá tu comentario