Juanito Laguna ciruja

*Antonio Berni pintó una serie de cuadros con un personaje al que llamó Juanito Laguna. Juanito era un niño que vivía en una villa de emergencia, dormía en un basural, soñaba con la exploración espacial y se ganaba la vida recogiendo residuos en las calles.

Antonio Berni es uno de los artistas más reconocidos a nivel mundial de la Argentina. Nació en Rosario en 1905 y murió en Buenos Aires en el ’81. Era un artista que se dedicaba a prácticamente todos los rubros de la pintura. Era pintor, grabador, dibujante, muralista, ilustrador y también creó objetos e instalaciones.


 


Sus padres nacieron en Italia y llegaron a la Argentina escapando de la guerra como otros miles de inmigrantes.


 


La gran capacidad de Berni fue algo que se hizo notar. A los 14 años ya había hecho su primera presentación


 


En el ‘25, el Jockey Club rosarino le otorgó al artista una beca para estudiar en Europa. La cual recorrió muchísimo. Su casa era en París pero realizó viajes por España, Italia, Holanda y Bélgica que le permitieron conocer museos, artistas y obras de la historia del arte que fueron influenciando sus trabajos.


 


Durante los cinco años que vivió en París conoció escritores, poetas, cineastas, políticos, filósofos y artistas de diferentes países que lo influenciaron increíblemente.


 


Lo que principalmente afectó a Berni durante todos estos años fue la relación que existía en esos momentos entre el arte y la política. Cuando se dio cuenta de esto se inclinó para el comunismo y también asume la responsabilidad de mostrar en sus cuadros lo que sucede en el mundo.


 


En el ’30 regresa a Rosario, junto con su mujer, la artista francesa Paule Cazenave y su hija Lilí. Sigue pintando, exponiendo y participando de los salones de bellas artes y trabaja como empleado en la municipalidad.


 


La época que estaba atravesando la Argentina era realmente complicado. la caída del sistema financiero, el golpe militar, las huelgas, la creación de la Central Obrera, la desocupación, el fraude electoral, el avance del fascismo y las persecuciones políticas marcaron un antes y un después en Berni, quien empezó a implementar todos estos sentimientos y preocupaciones en sus obras.


 


En el ’36 se muda a Buenos Aires, lugar donde obtiene sus premios más importantes. A esta altura Berni ya era muy reconocido. Era profesor en la Escuela Preparatoria de Bellas Artes, daba conferencias al exterior, hacía exposiciones y escribe artículos.


 


Desde principios de los ’60 comienza a dedicar su vida a una serie de obras: Juanito Laguna y Ramona Montiel. Estos dos niños son personajes creados por él para plasmar la explotación infantil en América Latina.


 


Se tarta de chicos que viven en villas miserias. Berni pinta su vida cotidiana, sus juegos, su familia. Juanito mirando la televisión, Juanito remontando su barrilete, Juanito en la laguna, Juanito en navidad, Juanito yendo a la ciudad, Juanito llevándole la comida a su padre obrero metalúrgico.


 


Por otra parte Ramona Montiel es una niña convertida en prostituta para poder vivir. Ella aparece rodeada de los hombres que la explotan; Ramona como costurera, Ramona trabajando en el cabaret, Ramona y la adivina, Ramona y su casamiento, Ramona esperando en la Panamericana.


 


Para estas obras utilizó un estilo creado a finales de siglo: el collage. Este estilo consiste en agregar a la pintura objetos reales pegados sobre el cuadro. Utilizaba latas, plásticos, hierros, maderas, telas, zapatos, juguetes, papeles, señales de tránsito, etc.


 


Él recolectaba todos estos objetos en las calles de Buenos Aires, donde, tranquilamente, podrían haber vivido muchos Juanitos y muchas Ramonas.


 


Berni desarrolló hasta los años ’80 Juanito y Ramona, uno de los capítulos más originales de la historia del arte argentino y concluyó su tarea como uno de los artistas claves de la cultura del país.

Dejá tu comentario