La fiscalía pidió 30 años para el acusado de la "Masacre de Pompeya"


  • Es para Fernando Carrera, acusado de atropellar y matar a dos peatones cuando huía de la policía.
  • El caso ocurrió en Nueva Pompeya en el año 2005


La fiscalía solicitó hoy 30 años de cárcel para el hombre que, a bordo de un automóvil y cuando
estaba escapando de la policía, atropelló y mató a tres personas, entre ellas un niño, en la denominada "Masacre de Pompeya".



En la jornada de alegatos, el fiscal Clorindo Mendieta pidió esa cantidad de años de condena para Fernando Carrera, mientras que la defensa pidió la absolución del acusado por considerar que
no está probada su responsabilidad en esos hechos.



Tras escuchar las exposiciones de las partes, el Tribunal Oral  Criminal 14 pasó a un cuarto intermedio hasta el próximo 7 de  junio, cuando Carrera tenga la oportunidad de pronunciar sus
últimas palabras y luego se de a conocer el veredicto.



 A Carrera, de 29 años, se lo acusa de haber atropellado a tres personas, como corolario de una persecución y tiroteo con la policía, aunque el acusado siempre dijo que no era responsable de
lo sucedido y que había sido víctima del accionar policial.


Carrera está procesado por los delitos de "robo con armas reiterado, homicidio agravado reiterado, lesiones agravadas, resistencia a la autoridad, daño y portación ilegítima de arma de
guerra".



En base a esas figuras penales, el fiscal reclamó 30 años de encierro para el imputado tras considerar que estaba consciente cuando atropelló a las víctimas el 25 de febrero de 2005, a escasos metros de la basilica de Nuestra Señora de Pompeya.



Por su parte, la defensa encabezada por los abogados Federico Ravina y Rocío Rodríguez López pidió la absolución por entender que el acusado atropelló efectivamente a las víctimas, pero porque
perdió el control de su auto al ser baleado en el mentón por policías de la comisarias 34 y 36 que lo perseguían.



Los letrados culparon directamente al comisario Enrique Villar por el "armado" de la causa y afirmaron que nunca existió un  tiroteo sino que los efectivos "plantaron" un arma 9 milímetros en
el auto de Carrera.



"Carrera estuvo el día equivocado en el lugar equivocado",  aseguró Ravina al tiempo que lo señaló como "una víctima más de la masacre de Pompeya".



La defensa también se quejó de que la policía "cometió muchisimas irregularidades" y que no "hubo un control judicial"  adecuado.



"En esta causa faltó de todo, no hubo pericias, ni pruebas, ni  se probaron los robos", indicaron los defensores, quienes concluyeron que todo se hizo "para justificar la tragedia".

Dejá tu comentario