Patricio Hernández habló de su desvinculación

11 de abril de 2007

*El ex entrenador de Banfield, Patricio Hernández, afirmó sentirse "traicionado" por sus colaboradores Pablo Sánchez y Hernán Lisi, ya que estos se mantuvieron al frente del primer equipo cuando él se desvinculó.

El ex entrenador de Banfield, Patricio Hernández, afirmó sentirse "traicionado" por sus colaboradores Pablo Sánchez y Hernán Lisi, ya que estos se mantuvieron al frente del primer equipo cuando él se desvinculó.


"A Vitamina me lo puso el representante (Ricardo Schlipper), pero a Lisi lo llevé yo. Y como lo conocía desde hace mucho tiempo, no me gustó lo que hizo", se descargó Hernández en
declaraciones a TyC Sports, donde trabajó como columnista de fútbol antes de hacerse cargo del equipo banfileño.


"Por eso me sentí traicionado. Pero todo lo que pasó me lo veía venir, porque un técnico de las inferiores me avisó que después del partido con Lanús (perdió 2-1 el clásico en la segunda
fecha del Clausura) ya me querían limpiar", apuntó.


Para Hernández, de paupérrima labor al frente del conjunto albiverde y ya resistido desde el comienzo, por su actitud de dejar al equipo en medio del campeonado Nacional B en 1997,
tampoco los dirigentes querían su continuidad y lo vieron con malos ojos desde el primer día.


"El presidente Carlos Portell y el gerente de fútbol Clide Díaz no me querían de movida, porque la comisión estuvo dividida cuando me eligieron", apuntó.


"Y también tuve inconvenientes con el médico del plantel, Walter Guiliani, porque armaba mal los menúes de comidas", agregó.


Finalmente Hernández sostuvo que desde que él se fue "no hubo grandes cambios en el juego del equipo, salvo en el último partido con Nueva Chicago (se jugaron menos de 30 minutos por un corte de luz y Banfield perdía 2-1)".