La enfermera, ¿estuvo secuestrada en Somalia o en Somalía?

Por: Noticias Argentinas
04 de enero de 2008

El tema de la enfermera argentina secuestrada por guerrilleros en la república africana de Somalia puso sobre el tapete una realidad incuestionable: los medios de comunicación en nuestro país, por lo general “tocan de oído”, es decir, pocos son los profesionales que se preocupan por chequear la forma de escribir (y ni hablar de pronunciar) un nombre. Puede ser el de un actor, un deportista, un gobernante, un delincuente o... un país. Tal es el caso ya mencionado de Somalia, cuya acentuación alterna entre [somália] y [somalía], por suerte con un porcentaje de 70/30 a favor de la primera, que es la adecuada.


 


Ahora bien, ¿cómo hacer para comprobar por qué [somália] es la manera correcta? Hay que acudir al diccionario de la RAE, pero claro, ese diccionario no es una enciclopedia, no figuran en él los nombres de los países. Eso es muy cierto, por lo cual habrá que buscar la definición de la palabra somalí (gentilicio de ese país) y es ahí donde se lee: Natural de Somalia (sin ninguna tilde).


 


Este tema nos lleva a hacer una revisión de otros topónimos (nombres de lugares) en los que muchas veces por influencia del idioma inglés, cometemos errores al momento de escribirlos: debemos recordar, entonces, que Brasil no se escribe Brazil ni Tailandia es Thailandia; que existen las ciudades de Antioquía (en Turquía) y Antioquia (en Colombia), pero ambas no se pronuncian de igual forma: la primera es [antioquía] y la otra [antióquia]. Una de las ciudades más importantes de Australia (pero no su capital) es Sidney que muchos insisten en escribir Sydney, “a la inglesa”. La capital de Finlandia es Helsinki, a la que algunos transforman en Helsinski, agregando una “s” innecesaria. En Bélgica, existe una ciudad llamada Brugge (se pronuncia [brúgue]) que significa “puentes”, pero por similitud fónica con Brujas, terminó por identificársela de esa manera.


 


Existe, finalmente, una gran cantidad de nombres geográficos que han sido castellanizados y, por lo tanto, alternan con las formas originales: Nápoles (Napoli), Florencia (Firenze), Turín (Torino), Támesis (Thames), Pekín o Pequín (Beijing), Bielorrusia (Belarús), Chad (Tchad), Yibuti (Djibouti), Hawai (Hawaii), Costa de Marfil (Ivory Coast), Letonia (Latvia), Mogadiscio (Muqdisho), Birmania (Myanmar), Rangún (Yangón), Reikiavik (Reykiavik, Reykjavik), San Cristóbal y Nieves (Saint Kitts and Nevis), Ceilán (Sri Lanka), Zimbabue (Zimbabwe). En todo estos casos, se recomienda el uso de la grafía que responde a las normas de escritura y acentuación del idioma español.